El secreto de Puente Viejo

Avance semanal de ‘El secreto de Puente Viejo’: Desgarradora despedida para salvar su vida


La semana del 9 al 13 de diciembre en ‘El secreto de Puente Viejo‘…

Capítulo 2222 (Lunes, 9 de Diciembre): D. Ignacio se enfrenta al Capitán Huertas para impedir que detenga a Pablo

Cuando el capitán Huertas se dispone a registrar la casa, los gestos de Manuela y Carolina, obligan a D. Ignacio a reparar en ellas y sugiere al Capitán que sea suficiente con su palabra, logrando así detener el registro.

A solas, con Manuela y su hija, D. Ignacio exige la verdad  y será, finalmente,  Pablo quien le detalle el riesgo que corría su vida y la seguridad de que se está preparando un levantamiento. D. Ignacio le reprocha su desobediencia, sabe del noviazgo con su hija, pero decide que primero deben resolver el asunto de su deserción.

Marta  y Rosa intuyen que algo pasa, pero Manuela les pide que esperen  para informarse. Pablo detalla a D. Ignacio como en el cuartel lo creyeron traidor por su filiación con el empresario y Solozábal busca una solución razonable. Comenta con Urrutia su conflicto ético; por un lado, ha dado su palabra al capitán, pero no quiere que Pablo acabe preso y se le ha ocurrido un plan.

Marta y Rosa acorralan a Carolina que termina confesando todo lo ocurrido y ante la extrañeza de las hermanas de que Pablo decidiera compartirlo solo con ella, la menor les declara que son novios. D. Ignacio cita al Capitán y le confiesa la verdad, Pablo está en la casa, pero cuando Huertas decide detenerlo, D. Ignacio está dispuesto a impedírselo. La tensión entre ellos se eleva.

Entre Matías y Marcela mejora la sintonía, pero cuando le pregunta por cómo va todo en el sindicato, su marido se limita a decirle que intenta mediar para que haya cierto equilibrio. Damián y Alicia se reúnen al margen de Matías y deciden actuar a sus espaldas para  vengar la muerte de Cosme.

Encarnación cuenta a su hija lo sucedido con Pablo. Alicia cree que lo mejor es que se marche a América, duda de que D. Ignacio pueda persuadir a los militares, a no  ser que les soborne. Matías se reúne con Alicia, extrañado de su silencio y la joven le  aclara que ya que él ha abortado todas las propuestas planteadas, Damián y ella han decidido esperar que sea él quien las proponga.

Antoñita insiste a Francisca para que salga al jardín, pero la señora se niega y no consigue convencerla. La sirvienta habla con la marquesa y le informa de que  presiente que Francisca está alterada y cambia de decisión constantemente, teme que se le puede ir la cabeza.

Tomas informa a su hermano que tienen  permiso de la marquesa  para acudir a la feria de maquinaria de Mieres. Campuzano informa a Doña Eulalia que no ha dado con el paradero de Francisca en Puente Viejo.

Capítulo 2223 (Martes, 10 de Diciembre): A Francisca le pasa factura el encierro, su salud empeora preocupantemente

D. Ignacio muestra sus cartas y explica al capitán que Pablo tiene pruebas que confirmarían una sublevación militar en el cuartel y está dispuesto a negociar su inmunidad, a cambio de prevenir a las autoridades de lo que se está gestando. El Capitán decide aceptar la visita al juez antes de detener al muchacho.

Marta y Rosa acorralan a Manuela, le aclaran que saben lo de Pablo y deciden darle una sorpresa y almorzar en el desván con él. El encuentro calma los ánimos y todas las hermanas confían en que D. Ignacio consiga librar a Pablo de la cárcel. Carolina despierta y sorprende a Pablo preparando su huida, pero logra convencerlo y esperar a que su padre consiga liberarlo.

Marta examina los procesos de producción de la fábrica y tiene un encontronazo con Damián y lo pone en su sitio. D. Ignacio regresa del juzgado. Alicia continúa su reproche hacia Matías, se ha quedado mudo y parece incapaz de sugerir una acción subversiva, pero la desconfianza se ha instalado entre ambos.  Alicia pregunta a su madre por Pablo y le madre le detalla la vista de D. Ignacio al juez de La puebla, sin percatarse de lo mucho que parece enfadar a su hija esta circunstancia.

Marcela insiste para que su marido le cuente sus andanzas sindicales y, por fin, Matías decide desahogarse, pero exigiéndole máximo secreto. Las deducciones de Matías son acertadas, cree que Alicia le deja de lado para sumarse a Damián y de paso, le cuenta a Marcela su decisión de tirar las armas para evitar derramamiento de sangre. Ambos sospechan que Alicia no creyó las excusas que le dio Matías y que algo oculta. Damián y ella traman el secuestro de D. Ignacio, pero Alicia le informa de que el empresario tiene sus rutinas desajustadas, por lo que Damián, ve más factible retener a los hijos de la marquesa.

La marquesa visita a Francisca y comprueba que la preocupación de Antoñita por su huésped, era cierta. El comportamiento de la de Montenegro parece un tanto errático y Doña Isabel le pregunta por una herida que asoma en su brazo y de la que Francisca no sabe cuándo se la ha hecho. Decide ir a curársela, pero observa que no deja de tocársela, agravando la herida.

Adolfo y Tomas especulan sobre lo que su madre oculta en el pabellón y deciden acercarse, pero la encuentran saliendo en ese momento y la acorralan, exigen saber.

Capítulo 2224 (Miércoles, 11 de Diciembre): El secuestro de dos personajes no sale como se esperaba

La marquesa no cede ante sus hijos y les asegura que lo que oculta en el pabellón es su intimidad y no les permite acceder. Los hermanos se marchan, como en su anterior intento, frustrados. Adolfo informa a Tomas de todo lo que sucede en La Casona y deciden avisar a su madre.

D.Ignacio confirma que hay dos condiciones para resolver lo de Pablo. La primera es preparar una impecable declaración, con los nombres de los promotores y detalles de la rebelión que se trama en el cuartel; de la segunda condición, decide posponer los detalles.

El capitán Huertas se presenta para ir con Pablo al juez. Rosa y Marta se reúnen y comparten su angustia. Adolfo visita a Rosa y esta le cuenta, afligida, todo lo que ocurre con Pablo. Encarnación intenta calmar el nerviosismo de Carolina, haciéndole ver que están ahora mejor que cuando estaba oculto en el bosque y además, D. Ignacio no parece enfadado por su noviazgo, como así esperaba Pablo.

El empresario y su ahijado regresan de su visita al juez y D. Ignacio más tranquilo, valorando positivamente la declaración, decide recordar a Pablo que es momento de cumplir la segunda condición exigida. El muchacho escucha la petición y no es otra que separarse de Carolina para siempre.

Alicia duda del éxito del secuestro de los hijos de la marquesa, teme que no puedan con ellos, pero Damián le asegura que con armas y un buen asalto, no habrá problemas. Matías comprende por una inocente charla con D. Filiberto  que Alicia le ha mentido, los exámenes han terminado y sus excusas para reunirse también.

Urrutia cuenta, a su mujer e hija, el acuerdo de D. Ignacio con el juez y Alicia deduce que Pablo es un traidor, va a delatar a los que estaban preparando la sublevación para declarar la república. Matías ha comprado entradas para ir a los títeres con su familia, cada vez tiene mejor sintonía con su esposa y decide confiarle su preocupación. Damián tiene listos los detalles para el secuestro, pero Alicia le avisa de que hay que frustrarlo.

Capítulo 2225 (Jueves, 12 de Diciembre): Adolfo más confundido que nunca al ver a Marta

D. Ignacio explica a Pablo que su historia con Carolina no es posible y aunque el muchacho le cuesta entender las razones, D. Ignacio se centra en la seguridad y en que así debe de ser.

Debe marcharse de Puente Viejo ya que los militares querrán resarcirse de su traición. Le presiona para impedir  que Carolina se intente marchar con él, cree que así podrá protegerlo mejor. El empresario remata su plan informando a Carolina que si quiere evitar que Pablo muera, debe permitirle marchar. Marta y Rosa consuelan a Carolina que se siente destrozada al saber que D. Ignacio pretende enviar a Pablo a América. Manuela y Encarnación comparten su zozobra por la desgracia de los jóvenes mientras ellos viven una desgarradora despedida en el desván.

Manuela intenta persuadir a D. Ignacio de que lamentara la decisión, pero interrumpe Carolina para informarle que acepta la separación con tal de que Pablo salve su vida.

Alicia explica a Damián que el sindicato no puede procurarles armas para el secuestro, los civiles registran los caminos y el riesgo de detenciones es elevado. Alicia acude a la fábrica, con el pretexto de visitar a su padre, pero aprovecha para entregar una nota a Damián, donde le informa que ya han conseguido lo que les faltaba y pueden seguir adelante con sus planes. Matías ve a Alicia saliendo del colmado con una gran cantidad de comida.

La marquesa visita el hostal y pregunta a Matías por su abuelo, pero por lo que el nieto cuenta, Raimundo marchó a seguir buscando a su mujer. Doña Isabel comenta que ya le insistió al de Ulloa que no había visto a Francisca desde hace años. Adolfo y Tomas preparan su viaje a la feria de Mieres y deciden que lo más adecuado es regresar en el día y posponer las ganas de fiesta, que Adolfo tiene y su hermano refrena.

Antoñita informa a la marquesa de lo preocupada que le tiene Francisca, cree que su urticaria tiene que ver con la falta de aire y sol y que puede empeorar. La marquesa y Adolfo aguardan a Rosa, han ido a La Casona a mostrar su apoyo por lo de Pablo y se cruzan con Marta, a la que ambos saludan con afecto.

La marquesa presiona a su hijo para que se sincere, está convencida de que ambos se miran con mucho interés y quiere asegurarse de que Adolfo no se ha confundido de hija. Cuando llega Rosa finge ser una estupenda suegra. Antoñita y la marquesa observan a Francisca que está sufriendo una pesadilla y la sirvienta insiste en que empeora cada día y cree que debería verla un médico, algo que Doña Isabel descarta.

Capítulo 2226 (Viernes, 13 de Diciembre): El capitán Huertas recibe un grave aviso

Adolfo y Tomas intentan retirar el tronco que les impide continuar su viaje, sin intuir que Alicia y Damián están a punto de saltar sobre ellos y secuestrarlos. En  el último momento, cuando los revolucionarios salen de su escondite, irrumpe Matías, exigiéndoles la entrega de las armas y abortar la operación. Les abronca por irresponsables y ambos tragan.

Carolina está rota, ha aceptado la decisión de su padre, sabe que debe despedirse de Pablo si quiere que el muchacho salve su vida. Manuela pide a Rosa y Marta todo su apoyo para animar a Carolina.

D.Ignacio se desahoga con Urrutia, se siente fatal mintiendo, pero su encargado le recuerda que la verdad no hubiera hecho sino aumentar el sufrimiento de los jóvenes, por lo que ha hecho lo mejor. El capitán Huertas informa a D. Ignacio y a Pablo que la sublevación se adelantó en Jaca, pero el Gobierno logró detenerla y han fusilado a uno de sus cabecillas. Pablo pregunta si sus declaraciones han propiciado esta situación, tanto el Capitán como D. Ignacio saben que está en el ojo del huracán.

Doña Isabel y Antoñita observan a Francisca y su desasosiego mientras duerme.  La marquesa decide explicarle que debe terminar su encierro, asumir que La Casona no está en venta y hacer pública su presencia. La de Montenegro está rabiosa, no acepta que nadie le diga lo que tiene que hacer y lo paga con Antoñita.

El capataz recuerda a la marquesa que deben presentar las nuevas licencias y le sugiere ir juntos y aprovechar el viaje para disfrutar de cierta intimidad.

D. Filiberto, el capitán Huertas y Mauricio, comentan los últimos acontecimientos y deducen que pronto llegará la República. Un aviso urgente al capitán Huertas, interrumpe la charla; por su gesto, pinta grave.

Haz clic aquí para ver más fotos