El secreto de Puente Viejo

Aurora se lanza a los brazos de su padre en un reencuentro emocionado


  • Gonzalo se presenta a Aurora, su hermana, pero le oculta la verdad
  • Tristán presenta a Candela como ‘la confitera’ a su hija
  • Soledad le confiesa a Mariana que ha regresado para vengarse de Olmo

En el capítulo de mañana

Aurora se lanza a los brazos de su padre en un reencuentro emocionado y feliz. Rosario avisa a Gonzalo de la llegada de Aurora, pero Don Anselmo le impide salir a su encuentro. El sacerdote intenta que Gonzalo no sea impulsivo y lo acompaña a ver a Aurora.

Gonzalo se presenta a Aurora, su hermana, pero todavía no ha llegado el momento de que sepa la verdad.

Tristán hace las presentaciones y a Candela la presenta como “la confitera”. Mientras Gonzalo pide disculpas a Candela en nombre de Tristán, ella asegura que no hay nada que perdonar aunque el gesto le ha dolido. María se encuentra por fin con su prima Aurora en la casa de los curas.

Pedro mete la pata y acusa a Vladimiro de ser un peligro sin darse cuenta de que está presente.

Francisca y Raimundo deciden olvidar lo sucedido en aras del bien común. Raimundo viene al Jaral a tantear si puede quedarse. Raimundo comunica a sus hijos que Francisca y él han roto definitivamente, pero se guarda los motivos.

Mariana es testigo de cómo Soledad da una oportunidad a Olmo, que va más allá de una simple amistad. Mariana, preocupada, le cuenta a Don Anselmo la extraña actitud de Soledad y la pone en evidencia.

Entretanto, Soledad intenta apartar a Mariana, sin éxito, y comprende que deberá confesarle la verdad. Soledad confiesa a Mariana que ha vuelto a Puente Viejo con la única intención de vengarse.