El secreto de Puente Viejo

Aurora se descubre en el juicio: no está descerebrada


Este viernes en ‘El secreto de Puente Viejo‘: Algo ha dejado de funcionar bien en la relación entre Aurora y Conrado, se dan un beso frio e incómodo. Raimundo reconoce ante su hija que algo falla dentro de su cabeza, y se refiere al amor que no puede dejar de sentir por Francisca. Sigue el juicio y se desvela la prueba más importante: “F. Montenegro” corresponde a Fulgencio, no a Francisca.

En el capítulo de este viernes

El beso es frío e incómodo. Algo ha dejado de funcionar bien en la relación entre Aurora y Conrado. Se preocupa y está celoso de la relación de su novia con Lucas, pero admite que lo primero ahora es pensar en el juicio. Alfonso evita que linchen a Matías. Los padres, indignados, exigen hacer un careo, pero lejos de solucionarse, la situación se empeora aún más. Hipólito se recupera de su desmayo pero se niega a hablar de Quintina. Coinciden en que los males de Hipólito tienen que ver con la ausencia de su mujer.

Aurora les da a Pedro y Don Anselmo las gracias por participar en la farsa para salvar a María. Ellos le desean suerte en el juicio. A solas, Raimundo reconoce ante su hija que algo falla dentro de su cabeza, y se refiere al amor que no puede dejar de sentir por Francisca. Mauricio se dispone a traicionar a Bosco evitando la modernización de la finca tal y como Francisca le ordenó. Entretanto, Inés se desespera por la falta de noticias de Amalia. Sin saber que hacer, se dispone a salir pero se detiene al sentir que un intruso acecha. Aurora se descubre ya desde el inicio del juicio dejando claro que no está descerebrada. Sigue el juicio y se desvela la prueba más importante: “F. Montenegro” que aparecía en el envío de la acetona corresponde a Fulgencio no a Francisca.