El secreto de Puente Viejo

Álex Gadea: “A veces, las cosas atípicas acaban funcionando”


Álex Gadea, más conocido por todos como Tristán Ulloa, ha sido entrevistado por el periódico de Cataluña. Sigue leyendo y podrás disfrutar de ella.

‘El secreto de Puente Viejo’ ya ha sobrepasado los 500 episodios emitidos. ¿Qué balance hace?

El balance no es positivo, sino extraordinario. Hace dos años teníamos mucha ilusión con este nuevo proyecto, pero ni en nuestros mejores sueños podíamos pensar en llegar a los 500 capítulos de esta manera. Y sobre todo con esa tendencia que estamos teniendo, de ir subiendo cada vez más las audiencias.

¿Qué tiene la serie para haber aguantado tanto?

Creo que se empezó un proyecto con todos los ingredientes bien cocinados para que funcionara. Había un guion excelente, con un desarrollo de personajes muy rico. A partir de ahí, contábamos con una buena producción, una buena ambientación y unos buenos decorados. El casting fue arriesgado, porque no había ningún cabeza de cartel, ningún primer espada. A los actores no nos conocía el gran público, pero eso nos ha acercado incluso más a ellos. A veces las cosas atípicas acaban funcionando.

Parece que la serie no ha acusado la marcha de Megan Montaner.

Al contrario, las audiencias han subido. Es curioso, porque el salto del tiempo que dimos cuando desaparece el personaje de Megan fue muy arriesgado. Pepa era la protagonista, la heroína, pero el público la hizo más protagonista y más heroína gracias a su trabajo. Era un personaje imprescindible, la piedra angular del proyecto. Pero ella enamoró a la audiencia gracias a su talento.

¿Y no es paradójico que las audiencias hayan crecido sin Megan?

Sí, lo es. Pero también es verdad que hay series que van madurando y creciendo simplemente porque el tiempo las va colocando ahí. Es cierto que el que ella muriera provocaba mucha expectación en el público, aunque la gran mayoría no estaba de acuerdo en perder un personaje tan querido. Pero había mucho morbo por saber qué iba a pasar. Si a su muerte se añade que damos un salto de 16 años y aparecen seis personajes nuevos… Al final fue una estrategia de guion que salió bien.

Y ahora los guionistas han decidido meter en la trama a la hija de Megan y usted.

Sí. No paramos de darle a la gente azucarillos y estímulos.

¿Se parece a su madre?

Es hija de Pepa y Tristán. Yo siempre tuve la intuición como personaje de que, si era una nena, iba a ser muy parecida a su madre. Creo que va por ahí la cosa.

 

¿Se están beneficiando del efecto arrastre de ‘Amar es para siempre’?

Amar… es una serie megaconsolidada. Cuando empezamos, nunca tuvimos que competir con ella y eso fue una ventaja para nosotros, porque es una ficción que tenía mucho arrastre. La verdad es que ahora puede venirnos bien.

¿Por qué están en auge las telenovelas españolas?

Porque se identifican con ellas. Puente Viejo puede ser el pueblo de al lado de los espectadores. La España rural no la tenemos tan lejana. Eso nos toca más: es un lenguaje más nuestro que si te cuentan una historia de Colombia.

¿En qué se diferencia esta serie de las otras?

La verdad es que no hemos inventado el formato del culebrón: amor, desamor, lucha de clases, venganza, personajes blancos y negros… Pero en nuestra serie esas historias han funcionado bien. Tuvimos la suerte de dar en la diana con un personaje   como Francisca Montenegro (María Bouzas), que es la antagonista, la mala. María ha hecho un trabajo formidable y ha sido nominada a los Fotogramas de Plata como mejor actriz de tele. Eso, viniendo de una serie diaria , tiene un gran mérito por lo difícil que es competir con actores de ficciones de prime time. Además, la historia de amor de Tristán y Pepa nadie podía pensar que iba a funcionar de esa manera.

A3 tuvo que elegir entre su serie y ‘Bandolera’ para hacerle hueco a ‘Amar…’ ¿Le apenó que dejaran sin trabajo a los colegas de ‘Bandolera’?

Sí. Lo ideal es que estuvieran en la programación las tres series.

¿Pero no serían demasiadas telenovelas seguidas?

No creo; yo voy al cine y me veo dos películas, una tras otra. Pienso que hay gente que estaría dispuesta a ver los tres seriales de un tirón. Tengo claro que cuando cae una ficción en España,  es un lamento para todos. ‘Bandolera’ ha aguantado bastante tiempo y ha hecho un buen trabajo. No es una serie que haya fracasado, sino que se ha cumplido un ciclo y ahora ha entrado otra.