El secreto de Puente Viejo

Adolfo más confundido que nunca al ver a Marta


Este jueves en El secreto de Puente Viejo… D. Ignacio explica a Pablo que su historia con Carolina no es posible y aunque el muchacho le cuesta entender las razones, D. Ignacio se centra en la seguridad y en que así debe de ser.

Debe marcharse de Puente Viejo ya que los militares querrán resarcirse de su traición. Le presiona para impedir  que Carolina se intente marchar con él, cree que así podrá protegerlo mejor. El empresario remata su plan informando a Carolina que si quiere evitar que Pablo muera, debe permitirle marchar. Marta y Rosa consuelan a Carolina que se siente destrozada al saber que D. Ignacio pretende enviar a Pablo a América. Manuela y Encarnación comparten su zozobra por la desgracia de los jóvenes mientras ellos viven una desgarradora despedida en el desván.

Manuela intenta persuadir a D. Ignacio de que lamentara la decisión, pero interrumpe Carolina para informarle que acepta la separación con tal de que Pablo salve su vida.

Alicia explica a Damián que el sindicato no puede procurarles armas para el secuestro, los civiles registran los caminos y el riesgo de detenciones es elevado. Alicia acude a la fábrica, con el pretexto de visitar a su padre, pero aprovecha para entregar una nota a Damián, donde le informa que ya han conseguido lo que les faltaba y pueden seguir adelante con sus planes. Matías ve a Alicia saliendo del colmado con una gran cantidad de comida.

La marquesa visita el hostal y pregunta a Matías por su abuelo, pero por lo que el nieto cuenta, Raimundo marchó a seguir buscando a su mujer. Doña Isabel comenta que ya le insistió al de Ulloa que no había visto a Francisca desde hace años. Adolfo y Tomas preparan su viaje a la feria de Mieres y deciden que lo más adecuado es regresar en el día y posponer las ganas de fiesta, que Adolfo tiene y su hermano refrena.

Antoñita informa a la marquesa de lo preocupada que le tiene Francisca, cree que su urticaria tiene que ver con la falta de aire y sol y que puede empeorar. La marquesa y Adolfo aguardan a Rosa, han ido a La Casona a mostrar su apoyo por lo de Pablo y se cruzan con Marta, a la que ambos saludan con afecto.

La marquesa presiona a su hijo para que se sincere, está convencida de que ambos se miran con mucho interés y quiere asegurarse de que Adolfo no se ha confundido de hija. Cuando llega Rosa finge ser una estupenda suegra. Antoñita y la marquesa observan a Francisca que está sufriendo una pesadilla y la sirvienta insiste en que empeora cada día y cree que debería verla un médico, algo que Doña Isabel descarta.

Haz clic aquí para ver más fotos