El secreto de Puente Viejo

A Francisca le pasa factura el encierro, su salud empeora preocupantemente


Este martes en El secreto de Puente Viejo… D. Ignacio muestra sus cartas y explica al capitán que Pablo tiene pruebas que confirmarían una sublevación militar en el cuartel y está dispuesto a negociar su inmunidad, a cambio de prevenir a las autoridades de lo que se está gestando. El Capitán decide aceptar la visita al juez antes de detener al muchacho.

Marta y Rosa acorralan a Manuela, le aclaran que saben lo de Pablo y deciden darle una sorpresa y almorzar en el desván con él. El encuentro calma los ánimos y todas las hermanas confían en que D. Ignacio consiga librar a Pablo de la cárcel. Carolina despierta y sorprende a Pablo preparando su huida, pero logra convencerlo y esperar a que su padre consiga liberarlo.

Marta examina los procesos de producción de la fábrica y tiene un encontronazo con Damián y lo pone en su sitio. D. Ignacio regresa del juzgado. Alicia continúa su reproche hacia Matías, se ha quedado mudo y parece incapaz de sugerir una acción subversiva, pero la desconfianza se ha instalado entre ambos.  Alicia pregunta a su madre por Pablo y le madre le detalla la vista de D. Ignacio al juez de La puebla, sin percatarse de lo mucho que parece enfadar a su hija esta circunstancia.

Marcela insiste para que su marido le cuente sus andanzas sindicales y, por fin, Matías decide desahogarse, pero exigiéndole máximo secreto. Las deducciones de Matías son acertadas, cree que Alicia le deja de lado para sumarse a Damián y de paso, le cuenta a Marcela su decisión de tirar las armas para evitar derramamiento de sangre. Ambos sospechan que Alicia no creyó las excusas que le dio Matías y que algo oculta. Damián y ella traman el secuestro de D. Ignacio, pero Alicia le informa de que el empresario tiene sus rutinas desajustadas, por lo que Damián, ve más factible retener a los hijos de la marquesa.

La marquesa visita a Francisca y comprueba que la preocupación de Antoñita por su huésped, era cierta. El comportamiento de la de Montenegro parece un tanto errático y Doña Isabel le pregunta por una herida que asoma en su brazo y de la que Francisca no sabe cuándo se la ha hecho. Decide ir a curársela, pero observa que no deja de tocársela, agravando la herida.

Adolfo y Tomas especulan sobre lo que su madre oculta en el pabellón y deciden acercarse, pero la encuentran saliendo en ese momento y la acorralan, exigen saber.

Haz clic aquí para ver más fotos