El secreto de Puente Viejo

1921: un año de grandes cambios en ‘El Secreto de Puente Viejo’


En los 365 días del pasado año Antena 3 ha emitido más de 250 capítulos de su serie líder de la sobremesa. Pero el Puente Viejo actual dista mucho del que comenzó el año. Su cabecera es una clara muestra de ello: muchos son los personajes nuevos que la componen, además de un cambio considerable en su orden de aparición.

Esto se debe a que en el 1921 (2014 para nosotros) comenzó una nueva etapa en la serie, liderada por la llegada de Bosco, personaje que nos permitió disfrutar nuevamente de la actriz Megan Montaner en El Secreto de Puente Viejo, aunque solo fuese durante un par de capítulos. Protagonismo que desde un principio compartió con Inés, aunque más tarde se les sumó Amalia, la tercera de este triángulo amoroso.

De esta manera, la Casona ha hospedado a residentes muy distintos durante este año. Recordemos que en enero todavía vivían en ella Soledad junto a Terence, su marido, y Fernando. Ya que, María se encontraba recluida en un convento. Ahora ninguno de los anteriores se halla en la serie aunque esta última volvió a su primera casa, pero con una intención muy diferente: descubrir el paradero de Gonzalo.

Las suyas no han sido las únicas marchas. Otros personajes como Olmo, Jacinta o la familia Buendía también nos dijeron adiós, algunos con mejor suerte que otros. En su lugar llegaron nuevos personajes que le dieron un aire fresco a Puente Viejo. Como Fe, esa doncella tan pizpireta que nos alegra las tardes; o Matías, el hijo que Emilia y Alfonso siempre habían querido tener y que les ha devuelto esa felicidad que creían perdida. Sin olvidar a Severo y Carmelo, «los vengadores”, que llegan con el objetivo de hacer la vida imposible a doña Francisca.

Como espectadores solemos acordarnos de las tramas negativas porque logran impresionarnos y conmovernos en gran medida, pero el 1921 puentevejero también nos ha traído grandes momentos de felicidad. ¿Cómo olvidar la emoción de Rosario al comprobar que su hija Mariana por fin contraía matrimonio con un gran hombre, como Nicolás? ¿O el nacimiento de esa pequeña que devolvió la esperanza a todos los habitantes del Jaral y que poco después fue testigo de la preciosa boda de sus padres? La familia Mirañar también nos ha sacado más de una sonrisa con sus disparatadas tramas y la pareja de Conrado y Aurora nos regaló bonitos momentos de amor. Incluso hemos podido observar a una doña Francisca tranquila y cariñosa con su nieto Bosco, algo que no ocurría desde que María abandonó la Casona.

En definitiva, este año nos ha dejado grandes momentos en el pueblo más famoso de la televisión actual. Instantes que han logrado hacernos sonreír, llorar, emocionarnos y sí, alguna vez que otra enfadarnos. Por ello lo mejor que podemos hacer es quedarnos con todo lo bueno y mirar hacia el nuevo año que está por venir. ¿Qué sorpresas nos traerá?